¿Qué tan útiles son el Wonderlic y otros tests psicológicos para la NFL?

El Wonderlic y otros tests psicológicos con preguntas extrañas para prospectos

  • Domonique Foxworth | The Undefeated

En 1936, un estudiante de la Universidad de Northwestern de nombre Eldon F. Wonderlic creó y comenzó a administrar el primer test corto de habilidad cognitiva.

El “Wonderlic Personnel Test” fue visto como un test rápido de inteligencia y una fuente confiable para evaluar el potencial para tener éxito de una persona en papeles profesionales particulares.

El ejército de EEUU usó el test durante la Segunda Guerra Mundial para identificar rápidamente al personal más apto cognitivamente para roles agotadores.

Sin embargo, el test es más conocido por su asociación con la NFL.

wonderlic-test-01

Tom Landry, teniente segundo del Ejército de EEUU en la Segunda Guerra Mundial y legendario coach de los Dallas Cowboys, fue el primer en usar el test de 50 preguntas y duración de 12 minutos como herramienta de evaluación a los jugadores de la NFL en los 1970’s. Otros equipos comenzaron a emplearlo junto con evaluaciones físicas cuando los prospectos visitaban las instalaciones del equipo antes del Draft.

Antes de 1982, los jugadores recibían la invitación de varios equipos para visitar sus instalaciones. Esa práctica concluyó cuando la NFL, a petición del gerente general de los Cowboys, Tex Schramm, organizó el primer combine, que en ese entonces se llamaba National Invitation Camp (Campamento Nacional por Invitación, por su traducción al español) y fue celebrado en Tampa, Florida.

El test Wonderlic ha sido aplicado desde esa ocasión.

Sólo un jugador en la historia de la NFL ha obtenido un resultado perfecto al responder las 50 preguntas correctamente en los 12 minutos destinados para resolverlo. Pese a haber hecho el test antes del primer combine, Pat McInally, ex pateador de despeje de los Cincinnati Bengals, es el primer Sr. Perfecto en el Wonderlic de la NFL.

i-2

Graduado de Harvard, McInally fue más que un pateador de despeje. Incluso jugó como receptor en parte de su carrera. En segunda lugar está el linebacker egresado de Boston College Mike Mamula, quien fue la primera selección colegial de los Philadelphia Eagles en 1995 y tuvo resultado de 49 en el test.

Recientemente, en 2011, se reportó que el ex quarterback campeón nacional con Alabama y actual analista de ESPN Greg McElroy sacó 48 en el Wonderlic. Sin embargo, días más tarde se supo que su califiación real fue de 43, que aún es impresionante.

Desafortunadamente, el resultado no fue lo suficientemente sorprendente para los gerentes generales de la NFL y McElroy fue reclutado hasta la última ronda del Draft por los New York Jets y su paso por la liga fue breve.

En los primeros años del siglo 21 tres jugadores tuvieron calificaciones de 48 en tres años consecutivos: Aggie Kevin, de Utah State, quien fue seleccionado por los St. Louis Rams en la tercera ronda del Draft. Kevin tuvo su mejor temporada en 2007, cuando rebasó las 1,000 yardas en 77 recepciones, pero 2010 es su temporada más inspiradora, pues registró una recepción para seis yardas luego de someterse a una cirugía para removerle un testículo afectado por el cáncer.

En 2004, un año después de Curtis, el ala cerrada Benjamin Watsonacertó 48 preguntas del Wonderlic para vencer a prospectos como Eli Manning, quien tuvo 39 respuestas correctas, 11 más que su hermano Peyton.

i

Watson fue seleccionado en la primera ronda del Draft por los New England Patriots antes de ir a los Cleveland Browns y New Orleans Saintsy jugar tres temporadas con cada equipo. Tras no jugar con Baltimore en 2016, se espera que el ala cerrada vuelva a la NFL en 2017.

El eventual agente libre, el quarterback Ryan Fitzpatrick, también tuvo calificación de 48 en el Combine de 2008. Ha jugado para siete equipos en su carrera en la NFL y sumará otro cuando inicie el periodo de agencia libre el 9 de marzo.

Aunque el Wonderlic ha servido para medir la aptitud cognitiva de los prospectos desde los años 70, la liga y los equipos han empleado otras herramientas de evaluación mental por años.

De acuerdo a un reporte en NFL.com, la NFL habría añadido un nuevo examen cognitivo en asociación con la Alianza Fritz Pollard, organización que promueve el desarrollo de talento para directivos y coaches de la NFL.

El nuevo test tomará 60 minutos para ser resuelto y será calificado por Harold Goldstein, profesor de psicología industrial y organizaciones en el Baruch College en Nueva York.

Según reportes, no existe calificación perfecta para este nuevo test, cuyos resultados mostrarán las fortalezas y debilidades de los jugadores en aptitudes y aspectos psicológicos.

Este nuevo examen podría ser el principio del fin para el Wonderlic.

De ser así, ojalá signifique también el fin de la infame evaluación psicológica de los New York Giants, que son conocidos en la NFL por su test de 434 preguntas.

Afortunadamente en años recientes, los Giants redujeron el examen a 250 preguntas. En su primera página había una nota de “La Gerencia de los Giants” que leía:

wonderlic-via-korkedbats.com_

“Estimado Potencial Recluta:

Este test tiene una escala de mentira incluida. Si en alguna forma intentas engañar al test, ya sea por no responder todas las preguntas, responder al azar o al no ser consistente, los resultados reflejarán tu conducta. NO mientas en el test. ¡Por favor, hazlo bien!”.

Luego venía una serie de preguntas de ciertofalso que podrìas ser descritas como extrañas. Aquí algunos ejemplos:

  • Me gusta Alicia en el País de las Maravillas por Lewis Carroll (Quizá esta pregunta está en el test para averiguar si un jugador es honesto, porque, obviamente, nadie lee la novela de 1865. Uno ve la película, la versión de 1951).
  • Siempre sigo la regla: negocios antes de placer (Pregunta particularmente divertida por la foto en la fiesta en bote de los receptores de los Giants).
  • Me irrito mucho cuando alguien escupe en la banqueta (Verdad, porque es asqueroso).
  • A veces siento ganas de golpear cosas (¿Es una pregunta capciosa?).
  • Si el sueldo es bueno, me gustaría viajar con un circo o un carnaval (Traducción: si me pagan bien, me gustaría jugar en la NFL).
  • Nunca jugaría cartas con un extraño.
  • Solía robar en ocasiones cuando era joven.
  • Siento que debo renunciar cuando las cosas salen mal (Me pregunto cuál es la respuesta correcta aquí).
  • Me sentiría incómodo si visitera algo alejado de lo convencional (La respuesta es falso, sólo si eres un esquinero o receptor de corazón).
  • La mayoría de las veces, una persona pobre tiene mejor vida que una rica (¿Los Giants buscan tomar ventaja en la negociación contractual?).
  • Cosas que algunos miembros de mi familia han hecho me aterrorizan.
  • No me da temor contagiarme por tocar las perillas de las puertas.
  • De alguna forma tengo temor a la oscuridad.
  • Me gustaría trabajar en una biblioteca.
  • Cuando los precios son elevados, no se puede culpar a la gente por obtener todo lo que pueda mientras lo que se obtiene es bueno (¿De qué hablan?).
  • Nunca me preocupo por mi apariencia (Traducción: ¿Eres liniero ofensivo?)

Estas preguntas son ridículas, pero los Giants son una de las franquicias más ganadoras en la historia de la NFL, así que, quizá, hacen lo correcto al hacerlas.

Todo el proceso de evaluación previo al Draft y al Combine es arduo. Es fácil menospreciar el valor de la información obtenida en el largo y agotador procpeso, especialmente con mediciones como el Wonderlic.

Algunas directivas decidirán no reclutar a un jugador con base a datos recabados del combine, mientras otras no se preocupan en lo absoluto por eso, mientras los videos les muestren que los prospectos jugaron bien al nivel colegial.

fair_crop_north

Algunos prospectos creen que su desempeño en el campo debería ser suficiente. Kellen Winslow Jr. lanzó un balón la mayor parte de los 12 minutos que tenía para responder el Wonderlic.

El ganador al premio como mejor ala cerrada colegial quizá haya creído que su extraordinaria última campaña como universitario era lo único que debían evaluar sobre él. Al final fue reclutado como la sexta selección global en 2004 y jugó 10 años en la NFL, así que, al parecer, tenía razón.

Anuncios