Menos tiempo extra, mayor posibilidad de empates

La NFL corre el riesgo de registrar más empates al reducir el tiempo extra

Fuente: http://www.espndeportes.com

Al aprobar la reducción del tiempo suplementario de 15 a 10 minutos, sin desearlo, los dueños de la NFL pudieron haber creado la situación ideal para generar resultados que no convenzan a nadie.

Irónicamente, se puede decir que la NFL quedó tablas, o empató, en su intento por hacer más atractivo el futbol americano para los aficionados.

20170523180301

Los dueños de equipos de la NFL tomaron dos decisiones importantes el martes y una le devolvió algo de alegría a una liga considerada demasiado rígida en sus normas de conducta dentro del campo, pero la otra la pone en riesgo de volverse aburrida en otro sentido.

Después de varios años de limitar las celebraciones para, en su opinión, evitar actitudes de provocación, la NFL relajó sus reglas y a partir de la próxima temporada permitirá que los jugadores celebren touchdowns con el balón, en grupo y en el piso, siempre y cuando no sirvan de burla al rival o sean prolongadas.

Punto a favor de una liga que se ha ganado a pulso la fama de ser aburrida.

Sin embargo, la NFL falló en un punto importante y que podría generar algo que no emociona ni a jugadores ni a aficionados: empates.

Los propietarios de equipo decidieron reducir de 15 a 10 minutos la duración del tiempo extra en temporada regular con la intención, según ellos, de minimizar el riesgo de lesiones por tener que participar en más jugadas. Para los coaches, el punto preocupante es que el desgaste físico de los equipos que jueguen más de 60 minutos los pone en desventaja ante sus rivales de la siguiente semana y que, probablemente, estén más descansados.

i

Sobre el primer punto, Kevin Seifert de ESPN hizo un análisis detallado sobre el casi nulo impacto que tendría jugar cinco minutos menos en tiempo extra.

De acuerdo a los dueños, la medida también tiene como objetivo reducir el riesgo de que se registren empates, pero quizá hayan conseguido lo contrario.

Sin muy lejos, las últimas dos temporadas, 34 partidos se fueron al tiempo extra, 21 en 2015 y 13 en 2016 y sólo dos concluyeron en empates, incluido un entretenido duelo –por lo errático de los pateadores de Arizona y Seattle —que concluyó con marcador final de 6-6 en la Semana 7 de la campaña pasada.

Dos empates en 34 partidos (5.9 por ciento) son, en realidad, una cifra muy baja, pero con la medida recién adoptada, podría aumentar.

De los 34 partidos que fueron a tiempo suplementario desde 2015, 11 se extendieron a más de 10 minutos de juego, incluidos los dos empates, es decir, se hubieran registrado 11 empates en sólo dos temporadas, cinco en 2015 y seis en 2016.

Once empates 34 partidos es el 32.4 por ciento del total, cifra que se dispara del real 5.9 por ciento registrado con los tiempos extra de 15 minutos los últimos dos años.

Dicen por ahí, “No hagas cosas buenas que parezcan malas”, y la NFL parece haber cometido ese error al reducir la duración del tiempo extra.

La intención es buena si se considera que menos tiempo provoca mayor urgencia en los equipos por ganar. Los coaches podrían usar jugadas de mayor impacto a la ofensiva y las defensivas podrían ser más agresivas.

17e4e30d-07d2-4996-a9c0-f3073aec8ea0

Sin embargo, eso no lo sabremos hasta que veamos el primer juego en tiempo extra en 2017.

Por lo pronto, la percepción que provoca la frialdad de los números es que la posibilidad de ver celebraciones ingeniosas y divertidas en el tiempo extra es mínima.

Anuncios