¿Cuántas calorías “consume” un jugador de futbol americano?

El fútbol americano es extremadamente intenso. Tan solo un entrenamiento dura entre seis y siete horas, tiempo en el que el atleta quema de 3 mil a 4 mil calorías. Para rendir en estas condiciones, la dieta de los jugadores debe ser alta en carbohidratos, proteínas y grasas “buenas”.

 La nutrióloga Magdia Novoa Arrevillaga explica que, en términos generales, los jugadores defutbol americano deben consumir entre 5 mil a 6 mil calorías diarias.  Puede variar según su edad, condición, intensidad de entrenamiento y posición en la que juega.

¡Receta para el rendimiento!

 americanoc_0

Del total de calorías que consume el jugador al día, 50% a 60% debe provenir de carbohidratos. 20 a 25% de las grasas y 10 a 12% proteínas.

Es importante que complemente su alimentación con suplementos proteicos y vitamínicos”, detalla Magdia Novoa.

Con base en el número de calorías que necesitan diariamente, los jugadores deben comer entre dos a tres gramos de proteína por kilo de peso y agregar a su dieta 25 gramos de fibra.

Ellos restringen en su dieta grasas saturadas y comidas procesadas porque dificultan la digestión, provocan cansancio y sueño.

La hidratación es esencial. Un jugador de futbol americano pierde hasta tres litros de líquido en un juego de alta intensidad y en clima cálido. Para reponerlo, debe consumir dos mililitros de agua por cada caloría consumida, es decir, dos litros de agua por mil calorías.

Como primera opción, beben agua natural y complementan su hidratación con bebidas enriquecidas con minerales y aminoácidos.

 athleticcheating_2

Dieta, la mitad de la batalla

J. Anderson, especialista en nutrición y profesor de la Universidad del Estado de Colorado en Estados Unidos, afirma que la alimentación adecuada no sólo beneficia al jugador físicamente, también mentalmente.

Su dieta es la mitad de la batalla en la cancha. Si el cerebro no está bien alimentado, entonces el jugador no da su máxima capacidad.

Puede sufrir falta de concentración, letargo, cansancio, calambres musculares, mareos, desmayos e incluso problemas visuales”, resalta Anderson.

La otra mitad de la batalla se disputa en la cancha.

Anuncios